Bruno y Veronika – Short story

Untitled
Lo primero que hace por la mañana es tocarse la tripa en el sentido de las agujas del reloj y, por la noche, en el sentido contrario. Veronika sigue a la letra varios rituales que van más allá del ácido fólico.

Su pareja trata de ignorar cuando obsesivamente le pregunta si nota algún cambio en su aspecto, o como a escondidas se mira de perfil culpándose por los intentos fallidos. Para Bruno sus días fértiles son una playa en calma antes de un tsunami que lo desborda todo con lágrimas e impotencia al final de cada mes.

Bruno lleva tiempo gestando miedo a que nunca suceda y miedo a que suceda otra vez. Mientras la ola avanza y si se lo cuenta a Veronika nada nacerá salvo la angustia.

Ilustración de Anna Emilia.

About these ads